IGLESIA SAN FRANCISCO SOLANO
Diócesis Villa de la Concepción del Río Cuarto
Alvear 620 (CP 5800), Río Cuarto, Provincia de Córdoba
Tel: 4621598
Email: archivosf@arnet.com.ar

(click sobre las imágenes para agrandarlas)




Historia

Al cumplir 25 años de la consagración del templo San Francisco Solano de la Ciudad de Río Cuarto ponemos en sus manos este pequeño homenaje que la fraternidad Franciscana quiere rendir a nuestros mayores.

La mente humana suele olvidar el pasado. y el presente no nos ofrece demasiado tiempo ni oportunidades para mirar hacia atrás.por eso esto pretende ser una simple guía documental, rápida y fuerte de imágenes fotográficas del tiempo.

También aceptamos la limitación impuesta por lagunas que condenan al silencio personas y etapas.

Las dejamos por ser cubiertas por la investigación histórica propiamente, pues no es este el objeto actual.

Como, asimismo, somos conscientes que las obras que se ven están sustentadas en el esfuerzo y la base de tantas personas que siempre permanecerán en el anonimato. ellas son el fundamento, fuerza y trabazón del presente. A ellas nuestro reconocimiento sin nombres. Por ellas nuestra oración y acción de gracias al Señor.

Pero no seríamos justos si no afirmásemos que el elemento común y cohesivo de cuantos hermanos han pasado por Río Cuarto, desde el primer misionero hasta el último de los hermanos, ha sido el amor y la entrega - muchas veces anónima - : amor a Dios y al hombre; entrega a un ideal que se alimenta cada día con un amor simple, callado, sin apariencias.

El resultado es la historia escrita con vidas que nos sustenta a nosotros.

Un pequeño exponente lo tiene usted entre sus manos... y su trabajo será descubrir la vida empeñada tras cada imagen.

Doce franciscanos llegados desde Italia a la Villa de la Concepción del Río Cuarto el 13 de noviembre de 1856, fueron los fundadores del convento y del colegio de propaganda fide, éste diez años después, con la llegada de otros diez franciscanos Italianos, llamados para la atención espiritual de la amplia región del Curato de Río Cuarto y misionar entre los indios "tierra adentro", llevando el Evangelio hasta las entrañas de La Pampa.

En una de las precarias habitaciones de adobe y paja residían - en esta misma manzana que hoy ocupan el convento y la Iglesia- levantaron la capilla, y en 1861 empezaron a construir la Iglesia que sería habilitada tras 15 duros años, el 3 de octubre de 1876. La consagró el Obispo de Córdoba Mons Manuel Eduardo Alvarez, con padrinazgo del General Julio Argentino Roca. Las torres se terminaron seis años mas tarde y recién entre los años 1895 y 1898 el templo quedó terminado, con una artística decoración.Presidía el altar mayor una hermosa imagen de la Inmaculada y el santo patrono, San Francisco Solano.
La Villa se convirtió en Ciudad y el templo quedó estrecho. En 1949 se pensó en ampliarlo y aprobados los planos en 1951 estaban por comenzar las obras, pero sólo sus torres quedarían en pie, ese mismo año.

Amanecia en aquella víspera de la festividad de la Inmaculada Concepción, Patrona de la Ciudad y de la Diócesis. Fray Manuel Nierga fue el primero en presentirlo: la nave central se partió y, en instantes, la iglesia se San Francisco se había derrumbado. Eran las 5.41 horas del 7 de diciembre de 1951.

El Guardián Fr Bernadino Rotllant, con toda la comunidad, entre el polvo y las lágrimas trasladaron lo que se había alvado al salón catequístico del Colegio San Buenaventura, por calle Cabrera, donde continuarían los oficios litúrgicos por largos años

La imagen de la Inmaculada, traída en el siglo pasado por los hermanos Franciscanos, fue despedida desde el altar mayor y se encontró intacta, sobre los escombros.También, en la parte más alta, se encontraba la imagen de San Francisco Solano, la cual se desprendió por el remendo impacto para caer a unos ocho metros, sin subrir mas daño que la rotura de una cuerda del violin y dos dedos de la mano derecha. Las imágenes de San Francisco de Asís, San Roque, el Calvario, San Antonio y San Pascual tambien se rescataron sanas, no así la de Santo Domingo de Guzmán y otra de San Ambrosio, que se conservan mutiladas.Todas, eran talla de madera. Tiempo después, en la remoción de escombros, se encontró el copón con las Sagradas Formas, milagrosamente intacto.

La nueva Iglesia comenzó a levantarse en el mismo sitio. Largas discusiones sobre planos, empresas, costos realidades y sueños llevaron casi tres años.

Al fin, la Piedra Fundamental se colocó el 24 de octubre de 1954 con la bendición de Mons Leopoldo Buteler- primer Obispo de Río Cuarto- y el padrinazgo del doctor Carlos J Rodríguez y su familia. La obra la aprobó sobre los planos del arquitecto Augusto C. Ferrari y del ingeniero Julio Alonso, tomando la dirección técnica don José Pires, venido desde Caseros (PBsAs) con su experiencia de levantar Iglesias con mas fe que recursos materiales.

Dos años mas tarde, en la Pascua de resurrección de 1956, el p Guardián Fr Buenaventura Canós bendijo las herramientas y al día siguiente, 2 de abril, comenzaron las obras. Hicieron falta 18 años y un enorme tesón, para terminarla, así como 130 toneladas de hierro, 14000 bolsas de porland; 700.000. ladrillos en sus paredes, 2100 toneladas de arena y pedregullo para el hormigón y 3128 metros de cables eléctricos, sin contar tantos otros detalles.

Sin embargo, mas monumental aunque humilde y silenciosa fue a la par, la infatigable tarea de Fray Salvador Solá, recorriendo campos, fabricando ladrillos (muchos lo conocieron como el "Fraile de la chatita verde"), reuniendo junto a Fray Manuel Nierga las donaciones de pobres y encumbrados vecinos. A varias leguas a la redonda, nadie quedó sin aportar ese granito de arena que se convertiría en un nuevo y majestuoso templo.

Fue en otro 7 de diciembre de 1969-; el templo es consagrado en un domingo solemnísimo. La ceremonia fue presidida por el entonces Obispo Diocesano, Mons Moisés Julio Blanchoud- hasta ahora, es el primer y único templo que ha consagrado acompañándole el Superior de la comunidad, Fray Luis Pitarch y numerosos sacerdotes.Colmaron las primeras filas las autoridades, encabezadas por el Intendente Municipal ingeniero Renato Demarco, miembros de gran cantidad de asociaciones de apostolado y fieles en gral.

Honda emotividad en el traslado de las reliquias del santo patrono y de los mártires San Lucio y San Epímaco con cada uno de sus signos de la purificación del templo y bendición del altar; en cada columna, una cruz de ónix con su vela simbolizó a los doce apóstoles y valiosas ofrendas de parte de los padrinos y donantes, encolumnarón la entrega formal de la religiosidad de todo un pueblo.Los actos prosiguieron al día siguiente, con la consagración del altar del Camarín de la Virgen de Pompeya, bendecido por el Obispo de Formosa, Fray Pacífico Scozzina, de la Orden Franciscana y en un funeral cantado se recordó, como el día de la gratitud, a todos los contribuyentes y colaboradores de esta obra, así como a todos los misioneros desde la primera hora.

El nuevo templo franciscano honra en el camarín a Nuestra Señora de Pompeya; ya por la década del 50 había numerosos devotos que se reunieron con el P. Bernardino Martorell para fundar una cofradía, el 6 de julio de 1953; hacía apenas dos años del derrumbe del templo y la inmaculada seguía presidiendo las celebraciones en el salón catequístico. La devoción acrecentó el anhelo de construir el camarín, para el que se dedico una nueva imagen, que es la actual, cuyo altar se consagra al día siguiente de la bendición de la iglesia.

En tanto se proseguía con la construcción, era venerada una imagen de Pompeya más pequeña, que fuera bendecida por el P. provincial y antiguo Guardián de San Francisco, Fray Ladislao Guim, el 5 de octubre de 1954. Se hizo famosa por esta súplica, repetida sin cesar: "Santísima Virgen de Pompeya: bendice a todas las personas que, con sus generosos beneficios, han hecho posible esta obra maravillosa: levantar el templo de San Francisco".

La nueva imagen que preside la iglesia mide 2,25 Mtrs de alto, es de talla y fue construída por la casa Mahlknecht, de Buenos Aires. Años después, se incorporaron, a ambos lados de la imagen, los cuadros de la anunciación y de la ansunción de María, realizados por el artista plástico Riocuartense Franklin Arregui Cano.

La iglesia San Francisco en la celebración de su consagración cumple el anhelo que dejara en borrador en su archivo el R.P Fray José Padrós: la nomina para una placa que recuerde a los " religiosos misioneros de este convento de San Francisco Solano de Río Cuarto, fallecidos en el mismo y dedicada a los fundadores del colegio Misionero".

Ellos son:

  • P. Eugenio Nardoni + 5 de abril de 1861.
  • P. Juan B Raineri, + 17 de noviembre de 1867
  • Fr. Benvenutto (lego),+ 29 de junio de 1868.
  • P. Guillermo Zelli,+ 3 de marzo de 1874 (cólera).
  • Fr Venancio ( lego) + 4 de marzo de 1874 (cólera)
  • P. Luis Soli,+ 11 de marzo de 1878.
  • Fr Félix Perino (lego),+ 19 de febrero de 1878.
  • P. Mario Dal Negro, + 5 de mayo 1882.
  • P. Moisés Alvarez, + 16 de junio de 1882.
  • Fr. Fernando Salvatori, + 14 de mayo de 1886.
  • P. Francisco Luchini, + 11 de febrero de 1887.
  • Fr. Daniel Palacios (corista), + 21 de marzo de 1888.
  • P. Plácido Sargeti, + 1 de marzo de 1889.
  • Fr Angélico Ruggi, + 20 de enero de 1890.
  • P. Rufino Cagliari, + 21 de setiembre de 1890.
  • P. Marcos Donati, + 8 de abril de 1895.
  • P. Quirico Porreca, + 25 de abril de 1896.( trasladado a la Capilla Nuestra Señora del Carmen)
  • Fr Onofrio Carlomusti, + 6 de agosto de 1896.
  • P. Constantino Longo, + 26 de enero de 1906.
  • Fr. Francisco Baldini, + 16 de enero de 1906.
  • P. Antonio Cardarelli, + 13 de febrero de 1915.
    + R.I.P. Amén +

Todos ellos a excepción de P. Quirico Porreca, cuyos restos descansan en la Capilla Nuestra Señora del Carmen, duermen el sueño eterno en la cripta que se encontraba en el antiguo templo cerca del Presbiterio, estimándose ocupa el lugar donde hoy se encuentra el órgano. Con el derrumbe, la escalinata de entrada se llenó de escombros, los que penetraron hasta cubrir el interior. Puestos a la tarea de recomenzar las obras y levantar la nueva iglesia, los costos para la remoción total de los restos de manpostería, ladrillos y cemento, hicieron imposible la tarea de reabrirla, optándose por sellarla, Aquí, yacen para siempre aquellos sacrificados misioneros fundadores.

Junto a la labor misionera, los P.P. Franciscanos desplegaron una impronta tarea apostólica, cultural y social. Prueba de ello son las numerosas instituciones que surgieron de su seno: la Venerable Orden Tercera de San Francisco, fundada el 11 de noviembre de 1866 por el P. Cirilo Ostillo, bajo la advocación de " Santa Rosa de Viterbo " y que ha sido madre de una gran cantidad de instituciones religiosas, de caridad y de apostolado y que hoy continúa activa como la Orden Franciscana Seglar.La Cofradía de San Roque, fundada el 15 de agosto de 1869 por el P. Quírico Porreca, la hoy Cofradía de San Antonio, heredera de aquella Pía Unión de San Antonio que fundó el P. Ludovico quaranta el 29 de junio de 1895; la Cofradía de Santísimo Sacramento y San Pascual Bailón, que proviene de la adoración perpetua al Santísimo Sacramento, fundada el 25 de setiembre de 1924 por el P. José María Anguera; el Apostolado de la Oración , fundado en el convento por el P. Francisco Alfonso el 9 de agosto de 1906; la Cofradía de la Virgen de Pompeya, que fundó el P. Bernardino Martorell el 6 de julio de 1953, y el Taller Santa Isabel, obra del P Buenaventura Canós, el 4 de enero de 1954, son entre las actuales, junto a la juventud Franciscana ( JUFRA), los encuentros matrimoniales y las actividades de la renovación Carismática, como las nuevas manifestaciones de trabajo apostólico, una síntesis de aquella grandiosa obra que perdura en el Colegio San Buenaventura y dejó sus huellas en el Hospital de Caridad; San Antonio de Padua, la sociedad de beneficencia, el Asilo del Buen Pastor y la Cárcel de Mujeres, el Lazareto Municipal, el Asilo de Ancianos San José, las Hermanas Terciarias Franciscanas Misioneras y Colegio Nuestra Señora del Carmen, sin contar la tarea de pacificación entre los Ranqueles " tierra adentro", y las sacrificadas jornadas cuando la peste del Cólera azotó a Río Cuarto y la región. Todas estas instituciones y obras son vivo testimonio de una fuerza evangelizadora que se mantiene vigente a través de los años.

Cuando se consagró la Iglesia, la fraternidad del convento San Francisco, en 1969 estaba compuesta por Fray Luis Pitarch, Guardián Fr Miguel Gomila, Vicario; Fr Antonio López, Discreto; y los conventuales Fr Salvador Solá, Fr Bernardino Martorell, Fr José Luis Padrós, Fr Manuel Prats, Fr José María Valls, Fr Manuel Nierga, Fr Diego Linares.

Desde aquellas primeras incursiones Franciscanas por estos lugares el 27 de febrero de 1751, el Obispo de Córdoba, Mons Pedro Miguel Argandoña había confiado jurídicamente la Reducción a los Franciscanos titulándola " San Francisco se Asís", se hizo sentir la presencia de estos misioneros, que la sostuvieron hasta 1825 en que debieron abandonar por las frecuentes incursiones de los indios.Volvieron a restablecerse ya definitivamente en 1856, la presencia de los Hermanos del "Poverello de Asís" dejó su impronta en la vida de la Villa y una amplia región del Curato de Río Cuarto.

Hasta 1906 administraron la Parroquia y le cupo al P. Fray Antonio Cardarelli ser el constructor del actual templo de la Iglesia Catedral, consagrada el 7 de diciembre de 1890, en la víspera de la festividad de la Inmaculada Concepción, la Virgen que adoptó esta Villa- Ciudad desde la primera llegada de los Españoles tras la fundación de Córdoba.

En la actualidad, el Convento es sede de la Vice Provincia San Francisco Solano. En su fecunda historia, dejó de ser colegio de propaganda Fide el 4 de agosto de 1906 y pasó a la jurisdicción de los religiosos Franciscanos de la provincia Argentina. La Curia Diocesana se hizo cargo de la Parroquia, los padres Franciscanos prosiguieron su tradición apostólica hasta que por decreto del P. Ministro General, del 9 de junio de 1911, el Convento pasó a la provincia de Cataluña.

Finalmente, por decreto del 26 de octubre de 1989 de la Curia General de la Orden Franciscana, fechado en Roma, se creó la Vice provincia San Francisco Solano, con la firma del ministro General R.P. Fr Juan Vaughn, nucléandose a todas las Custodias del pais, y entre ellas , a la Catalana.

Río Cuarto pasó entonces a ser sede de toda la Provincia Franciscana en la Argentina.

Datos Historicos extraidos del libro, puesto al servicio de la comunidad al cumplir Bodas de Plata de la consagración de la Iglesia San Francisco Solano.
Archivo R.P. Fray José Padrós Convento San Francisco Solano.
Gentileza: Lic. Arch. Inés Isabel Farías, Directora del Archivo Histórico del Convento de San Francisco.

Historia y vida de Fray Salvador Solá (Pedro Solá Vilalta)

Tejía y destejía los blancos cordones franciscanos, de suave algodón, enhebraba las cuidadas semillas de "lágrimas de la Virgen", siempre con una anécdota a mano, buen humor y una gran paciencia, con una cualidad más aún: siempre feliz, contento con "practicar la obediencia, tal como aquél día que eligió su vocación".

No le gustaba que le hicieran reconocer: es el hacedor o constructor del templo franciscano levantado sobre los escombros del derrumbe de 1951; y hasta no hace mucho tiempo tuvo la alegría de poder contarlo.

Fray Salvador Solá nació en Ripoll, España, el 4 de enero de 1911; su verdadero nombre es Pedro Solá Vilalta, pero al ingresar a la orden de San Francisco cambió su nombre por el que se lo conoció.

Realizó sus votos religiosos el 16 de febrero de 1928; doce años después, partía para América y recaló el 15 de marzo de 1936 en Río Cuarto; en un par de años, residió en Gral Levalle, luego en Ingeniero Luiggi, en La Pampa, en 1945 vuelve a Río Cuarto "porque necesitaban un organista" y lo hace con verdadera alegría, pero tres años después, sus superiores lo destinan a fundar la parroquia y la casa de El Palomar, en Bs As; cuando se derrumbó la Iglesia, le llamó el P. custodio para que ayudara en la construcción; llegó en esos mismos dias y desde entonces, salvo algunos viajes para visitar a su familia en España, ha permanecido en esta bien merecida y llamada "la Iglesia que construyó Fray Solá".

"No tenía ni un centavo, ni por dónde empezar; la primera decisión fue levantarla aquí mismo, sobre las ruinas". No conoció el cansancio ni el desaliento, tampoco hubo quien pudiera negarse, frente a tanto entusiasmo, a colaborar de alguna manera.

Atendía la portería del convento, en sus ratos libres, se dedicaba a la confección de rosarios. "Los hago para mantenerme todo el día ocupado, no puedo estar sin hacer nada", había dicho el religioso en un diálogo con un periodista.

Compartió con Fray Manuel Nierga, el humilde servidor que aquella mañana vio desplomarse el templo, el dedicarse a la casa de Dios, para juntar monedita tras monedita, la humildad y el amor hechos hoy cimientos.

En el año 1994 el Concejo Deliberante, le confirió mediante (ordenanza Nro 816), la declaración de Ciudadano ilustre de la Ciudad de Río Cuarto.

Historia escrita al cumplir 25 años de consagración del Templo San Francisco Solano de la ciudad de Río Cuarto.
Fr J Rafael Colomer Barber (Ministro Provincial)
Archivo R.P. Fray José Padrós (Convento San Francisco Solano).
Gentileza: Lic. Arch. Inés Isabel Farías, Directora del Archivo Histórico del Convento de San Francisco.

"Historia y vida de Fray Salvador Solá (Pedro Solá Vilalta)". Idea y realización: Directora Archivo , Lic. Arch. Inés I. Farías. Fray Daniel Sánchez Grgona, sobre documentos y fotografías del archivo Convento San Francisco Solano Río Cuarto. Fuentes: Bodas de Plata de la congregación de la Iglesia San Francisco Solano 1969 - 1994 ( publicación Gentileza: Fray J Rafael Colomer Barber, Archivo Histórico "Fray José Luis Padrós" (Convento San Francisco Solano) Fotos exterior nueva Iglesia: Gentileza Fotógrafa Sra. Teresa Scherrer.  Trabajo Recopilación de datos y fotos: Eduardo Tyrrell. (Río Cuarto)